17/11/09

LILI




Triste andaba Lilí, huérfana y desvalida,








irradiando a su paso inocencia y bondad...







Cuando topó a ciegas, turbada y confundida,







con la feria de un pueblo por casualidad.











Creyó encontrar allí al amor de su vida,







nada mucho más lejos de la realidad,







y tan desengañada igual que afligida







deseó aunar su alma junto a la eternidad.











Pero alguien fué en su auxilio, un guiñol con arrojo:







-Psss, psss, Lilí, Lilí, ¡Por favor no andes sola!,







Hola, acércate, ven, ¿En que puedo ayudarte?,











¿Nos hacemos amigos?, Me llamo Pelirrojo.







Bien, dime, cuéntame, ¿Que amargura te asola?,







Y con lo dulce que eres...¿Quién ha osado dañarte?











Ella miró al muñeco, absorta y fascinada,







mientras tartamudeando esto le respondió:







-Muy buenas Pelirrojo...Solo estoy enamorada







de un mago que esta noche a mi ser cautivó.











-Yo quise amarle fiel-le dijo emocionada-







y fuí débil e ingenua...Pués me rechazó.







-Lilí, oh no sufras más, ¡Si tú eres como un hada







que llena de pureza Dios nos regaló!











-Olvida a ese truhán y fíjate otras metas,







pués lloros desmerece quién tanto te ha afligido.







Así que mira al frente y atrás deja el pasado











y ven con mi familia de nobles marionetas,







donde a nuestra madera en piel has convertido







con un vello nervioso que hoy tú has erizado.











-Conoce a mis hermanos, te los presentaré:







Aquella es Margarita, siempre rimbombante,







-Hola Lilí bonita...¡Yo te cuidaré!







-Y aquél tan bonachón es Golo el buen gigante,











-Hola Lilí entrañable...¡Yo te protegeré!







-Y este otro es Reinardo, el zorro más galante,







-Hola Lilí preciosa...¡Yo te piropearé,







y entre todos te guiaremos para ir yendo adelante!











-Gracias por ser mi norte y oir mi voz inaudible...







Gracias por ser el ágape que auyenta a mi ayuno...







¡Mil gracias os doy quitándome el sombrero!











Entonces tras las sombras habló alguien invisible,







-Yo te amaré con ellos, pués todos soy y ninguno...







Soy el hombre que los mueve...¡Yo soy el titiritero!

AUTOR: DAVID RODRIGUEZ  (SCARAMOUCHE)

Alma mia

Y mi alma cree inocentemente que tu alma aun la ama hay tanto dolor y hay tanto amor pero me pertenecen... de tu oscura presencia ...