21/2/10

EL BOSQUE DE LA VIDA

Mis pies vuelan en el bosque de la vida,

no tocan el suelo repleto de hojas secas
pero intimamente busco un no sé qué
que me regrese a la existencia perdida.

Pero una gran paz me inunda
un aroma tibio me acompaña
beso las flores negras del fu
anhelo olvidar las sombras del pasado.

Suavemente canto una melodía inmortal
escrita como un viejo poema
arrugado entre mis manos mojadas
de alguna lágrima escapada junto a mi cordura.

Versos incongruentes, absurdos
en un tiempo remoto y lamentable
que vuelven a mis sopranos labios
empotrándose en la piel de los árboles.


La madrugada me azota el rostro,
y sigo sola con rojas mariposas que me hablan
de una esperanza que nunca muere
ofreciéndome aunque sea sólo sea un sueño de amor.

CAROLINA

SI

Si... Si me siento en este banco mientras la lluvia se confunde con mis lagrimas y mi piel estremecida quiere gritar hasta lastimarme y...