18/9/14

Un regalito de Carlos Blake

¿Aún puede esta alma benévola agradecer con un poema, a la bella dama que lee estas burdas líneas?
Mis palabras buscan tus besos
como luces entre nubes abiertas,
si cada momento lo crean ellas
¿será algún momento sólo nuestro?

Las hojas se brindan como senderos eternos
donde se resguardan tus cálidas caricias
en mi dorado y perpetuo fuego
Soy el dragón de tu desnudez,
soy tu paso y tú eres mi guía.

Alegres voces y trinos de mañanas cristalinas
vienen en lejanas puestas para brindarme
el amor de tus luces dormidas.
En un canto o dos,
estas formas aparecen decisivas
hablándome de ti.

Gracias poeta hermoso.

Alma mia

Y mi alma cree inocentemente que tu alma aun la ama hay tanto dolor y hay tanto amor pero me pertenecen... de tu oscura presencia ...