1/7/12

GRACIAS KIKE POR ESTE POEMA


(En respuesta a mi amigo Maht y algunas de sus inquietudes respecto a mis escritos. La última estrofa está dedicada especialmente a Fay Gwillion y Caro- Alas Azules. Espero les guste)
Si bellos versos componer quisiera,
saldría libre de madrugada
a sentarme al filo de un pétalo de rosa
-no hace falta decir que roja-
a mirar directo hacia la Hiperbórea
y mis ojos castaños se fundirían
en ese magistral panorama,
cándidos, lejanos, muy lejos...
Tan lejos que brotarían lágrimas
y caerían sobre calas plateadas
con sus espádices de oro,
que brillarían bajo el plenilunio
con la dulce compañía
de millares de dondiegos.
Y vería olmos floreados
ramificarse en el sotobosque
cual divino emparrado escarlata,
que danzaría presto y flexible
con la eufonía de tenues vientos,
esos que honrados en sus alas llevan
las voces marfileñas de las Driadas.
Si bellos versos componer quisiera,
me advocaría a tales conciertos,
y sé que las tiernas Hespérides
compartirían conmigo sus manzanas
para que yo durmiera y reposara
en sus praderas fantásticas.
Luego de deleitarme con estos óleos
me levantaría y quizá, sólo quizá,
descendería por flexuosas sendas,
perdiéndome bendito entre los aromas
de inefables flores, tan preciosas
que impostadas cantarían
en sutíl tono carmín,
las más románticas romanzas
que escucharon de las musas del ocaso
cuando volvían bailando al Parnaso.
Quizá tambien yo lo visitaría
con un ramo de tulipanes diamantinos
que plantaría junto al acogedor regazo
de mis muy amadas Pegásides.
Si bellos versos componer quisiera
le pediría a Apolo una pequeña barca
de álamo seco y velas de nardos
con la cual navegaría el Piniós,
para ir a saludar de cerca
a los dioses del Olimpo
y declamarles miles de odas
que aún no he escrito...
Rosaría la ribera de míticos ríos
al paso delicado y apacible
de preciosas Ondinas y Sirenas
que susurrarían a mi oído espinelas
esperando verlas en mis poemas...
Y en lengua de Hadas entonaría
cánticos núbiles y villancicos,
de esos gálicos y enternecidos
que en el aire vivirían.
!Oh! hadas mías, tan queridas,
que en el bemol de sus vuelos
con placer febril me derrito a gusto.
Si bellos versos componer quisiera,
haríamos al unísono una sinfonía
que tocaría corazones con facundia,
y cabañuelas de rubíes chicos
con ademán dulce y onírico
sobre las calles de la fantasía
haríamos llover con armonía.

Kike Gómez
Junio 28 de 2012.

Reflexion loca

El camino del destino a veces es cruel y doloroso, es como una enfermedad terminal.... según a quien ataca, porque tambien a veces es como ...