29/10/09

SEXO ENTRE VAMPIROS


En mi letargo soñaba contigo, mi compañero de vuelos y juergas favorito,buscando hermosos cuellos para embriagarnos,y luego disfrutar nuestras noches de lujuria y desenfrenado sexo.




Era como un buen presentimiento,porque un ruido conocido como de alas aplaudiendo,una suave brisa, un olor conocido, logran despertar mi excitación... los ojos rojos por el tiempo pasado se abren pausadamente,depositándose en tu bella figura,el azul intenso de tu mirada, el cabello hasta los hombros color caoba, labios perfectos figura que corta la respiración al tan solo mirarte.



Yestás parado ahí observando mi despertar, con tu blanca palidez con esa sonrisa que me dice que viene a saciar mi inagotable sed de sangre y sexo.Adormecida todavía creo que el sueño sigue,sonrio mientras me acaricio sensualmente.



Tu boca y tu lengua viciosa se relamen,cuando me doy cuenta que no es un sueño y que estoy en completo estado de excitacion.



Te acercas lentamente,directamente a mi cuello y con un beso húmedo haces un círculo marcando el territorio que tomarás al final de nuestro caliente ritual.



Tus mordiscos y el roce de los colmillos me hacen bajar hasta el fuego del infierno,mi cuerpo desnudo despide llamas de ansiedad dormida,temblor de caderas deseos de tocarte, clavar mis uñas en tu perfecto torso... pero no me dejas.



Con tus fuertes brazos me das vuelta en un solo movimiento,atas mis manos en mi espalda mientras me muerdes regalándome el gozo deseado.



Me arrodillas frente a tí,sacas tu sexo ya hinchado,lo introduces en mi boca sedienta y salivosa, tiras mi cabello hacia atrás,moviéndote con compases franceses ¡estoy frenética de placer!



Apretas mis pechos, clavas mis pezones en tus manos ,introduces tu herramienta en mi vagina, mojada y deseosa, moviéndote brutalmente...



De golpe te quedas quieto, te has dado cuenta quer estoy gozando demasiado, comienzas a golpear mi trasero hasta ponerlo caliente y rojo, excitándome aún más.



Me empujas, caigo boca arriba en la cama, introduces tu filosa lengua en mi cueva del diablo, muerdes mi clítoris,entre rugidos y gemidos,me retuerzo como una víbora en celo,de mi entrepierna chorrea el néctar que cae de tu boca hirviente.



¡Se despertaron nuestras bestias!



Nuestros sexos amenazan reventar,tu pene vuelve a entrar ya resbaloso abre las puertas de mi infierno, mis gritos obscenos lujuriosos,esperando tu mordida en mi cuello.



Los volcanes explotan entre convulsiones y locura, desparramando esperma por doquier,cantidad de orgasmos latientes.



Me desatas, observo gotas de semen en la punta de tu sexo,con mi lengua las saboreo, me vuelvo a excitar...esperando la segunda función.







CAROLINA

Alma mia

Y mi alma cree inocentemente que tu alma aun la ama hay tanto dolor y hay tanto amor pero me pertenecen... de tu oscura presencia ...